fbpx

Se ha celebrado la clausura del Postgrado en Prácticas Terapéuticas Supervisadas en Terapia Familiar de EDUVIC · ESCOLA ITINERE. El acto ha sido recibido con ilusión y ganas.

Se ha celebrado, el pasado 14 de julio, la clausura del Postgrado en Prácticas terapéuticas supervisadas en Terapia Familiar de la Escuela Itinere. El acto ha sido recibido con alegría, emoción y proximidad

11 sillas en círculo dispuestas para los recién estrenados terapeutas en Terapia Familiar. 11 personas que, tras tres años de camino profesional, han conseguido su autonomía y experiencia para ejercer como terapeutas. 11 caras que, a pesar de las mascarillas, no podían disimular una sonrisa llena de orgullo y alegría al celebrar la clausura del curso 2020-2021 del Postgrado en Prácticas terapéuticas supervisadas en Terapia Familiar.

Antes de la entrega de los diplomas, el alumnado y el personal docente y de supervisión ─Ana Baldero, Javier Loyo y Adela Camí─ han compartido impresiones sobre el curso y han puesto en práctica en ellos mismos una estrategia terapéutica que se aplicó a una familia.

Esta ha consistido en aplicar “medallas”. Consiste en escribir, en un bloc de post-its, cosas positivas de cada compañero que han surgido durante el curso. Una vez finalizado, el compañero o compañera del lado derecho leerá en voz alta lo que le han escrito los demás. De esta manera, se han resaltado los puntos fuertes de cada uno y se han expresado cosas que quizás uno mismo no se había dado cuenta. También ha fortalecido los vínculos entre los componentes del grupo.

Las impresiones del personal docente sobre el grupo de este año han sido muy positivas. Camí ha destacado que había mucha potencia y fuerza en el grupo. Muchas ganas de ensayar, probar cosas nuevas y arriesgarse profesionalmente hablando. Para Baldero, este ha sido un grupo muy implicado y con interés. Para Loyo, le ha impactado la pasión que han puesto los y las alumnas. Se han arriesgado y han sido creativos con las familias con las que han trabajado.

Los y las alumnas también han opinado sobre el Posgrado. Los docentes les han pedido que expresaran sus impresiones y emociones del primer día y del último. Aquí tenéis una recopilación:

«El primer día tenía muchos nervios por las expectativas que me generaba el curso. Hoy puedo decir que se han cumplido todas ellas, y me ha reafirmado en mi objetivo de seguir apostando por esta línea terapéutica y continuar explorando este mundo.»

«Tenía emociones contradictorias el primer día. Todo era nuevo, no tenía la teoría fresca y  estaba muy insegura. Pero también estaba muy motivada para completar esta etapa. Y hoy puedo decir que me voy muy contenta y con mucha seguridad.»

«Yo vine muy motivada porque era todo un reto. Vengo desde muy lejos (¡la Cerdanya!). Venía a clase con la emoción de una niña pequeña. He vivido todo el curso con mucha intensidad, y hoy me siento muy triste porque se ha acabado. Tengo ya cierta melancolía. He aprendido mucho, he disfrutado mucho y me lo ha pasado muy bien.»

«Me apunté con muchas ganas, expectativas. Me generaba curiosidad las prácticas detrás de un espejo. También tenía expectativas de cambio a nivel laboral. Y me voy muy sorprendida de que lo que deseaba, se ha cumplido. Para mí se cierra una etapa y se abre una nueva. Ahora me siento con la ilusión de construir.»

«Yo empecé muy expectante porque me preguntaba mucho por lo relacional en el espacio terapéutico y ha sido sorprendente. Me han impresionado mucho los cambios que experimentan las personas y los sistemas familiares. Ha sido muy bonito cómo se han ido empoderando allá dentro de la sala, cómo hemos construido, como nos hemos apoyado como terapeutas.»

«Vine con mucha intriga. Acabé segundo de máster y he encontrado la respuesta aquí sobre todo lo aprendido los dos años anteriores. He recibido ayuda, consejos e ideas prácticas.»

«Tengo que confesar que a mí me hacía un poco de pereza hacer este curso… (risas). Pero después ha sido una experiencia súper positiva. Es la mejor formación que he hecho. He disfrutado mucho. Hoy siento pena. He notado que he hecho un proceso y que he adquirido ganas y seguridad. Mi valoración es muy positiva.»

«Yo venía con mucha teoría pero con inseguridad para aplicarla. Tenía muchos nervios. Quería ponerme a prueba y reinventarme. Y realmente ha sido así. He sentido muchas emociones muy fuertes. Sensaciones muy bonitas a nivel profesional y personal. Termino con un nivel de plenitud muy grande, me ha hecho vivir el año de otra manera. El curso ha sido muy impactante para mí.»

«Los primeros días venía con muchas ganas de práctica. Ha sido un proceso de aprendizajes, cambios… ha sido como estar en un laboratorio, este espacio. Me ha gustado probar nuevas posibilidades que habitualmente no me saldrían espontáneas. Estoy muy agradecida de ver que este curso ha culminado tres años de proceso.»

«Es la culminación de todos los conocimientos de dos años que no habíamos tenido el espacio de ponerlo en práctica. Estoy muy satisfecho del máster y de las prácticas.»

Todo el acto se ha llevado a cabo con mucha alegría y emoción. Finalmente, los diplomas han sido entregados y han brindado con una copa de cava. Ya tienen en sus manos el último certificado que les permitirá acreditarse como terapeutas familiares ante la Federación Española de Asociaciones de Terapia Familiar (FEATF). ¡Enhorabuena!

Jun 30
X